miércoles, 4 de marzo de 2009

La traiciòn



Antes de cumplir dieciocho años, Milagros habìa empezado a llevar a un amigo a la casa, ella estaba terminando el secundario y el era un compañero nuevo de la clase. Los dos estaban entusiasmados con la posibilidad de salir juntos, pero Victoria se interpuso. La hermana menor aparecìa con remeras apretadisimas que le marcaban toda su figura, y se sentaba en medio de los dos, interrogando al candidato de su hermana sobre todo tipo de cuestiones : su tècnica para jugar al rugby, su opiniòn sobre la directora del colegio, su relaciòn con los compañeros del colegio o lo que fuera. Cuando el contestaba, Victoria lo miraba con atenciòn desmedida, mientras Milagros un poco apartada, veìa que sus posibilidades de ponerse de novia disminuìan dramàticamente. Un dìa, èl la llamò por telèfono. Atendio Milagros, y despues de haber hablado unos minutos con ella, le pidiò, sin vueltas, que le pasara con Victoria.



Milagros llorò a mares y le reprochò a su hermana traiciòn, pero Victoria no estaba hecha para la culpa: le dijo que no podìa imaginar que tenìa esas intenciones con el compañero. "Si sabìa, lo hubiera convencido para que se pusiera de novio con vos", le dijo, con crueldad y soberbia.



Nunca màs Milagros volviò a llevar a nadie a su casa. Su hermana, en cambio, llevaba novios de todas clases. No le duraban nada, pero se divertìa y divertìa a sus padres con sus relatos donde ella siempre era la chica atosigada por el amor de los demàs, a quienes tenìa que ahuyentar como moscas
Milagros vivía asustada ante la posibilidad de repetir la misma experiencia lamentable.
Tuvo un novio mucho tiempo después de aquel intento, pero vivía el noviazgo con tanta tensiòn y angustia que terminò arruinándolo. El novio le dijo que querìa terminar la relaciòn y desapareciò.
Milagros llorò y se lamentò durante semanas, pero al final se calmò.



Habìa empezado a leer unos libros de budismo en los que hablaba de la superaciòn del deseo con el fin de evitar el sufrimiento. Era todo lo que querìa escuchar: Si dejaba de desear una pareja maravillosa y decidìa estar sola y tranquila, no iba a tener que sufrir con el inevitable final.




Una noche durante la cena decidió contar su ùltimo descubrimiento a la familia. Carlos, el padre, se alegro y compartió la idea. En realidad lo alegraba verla animada y compartiendo algo suyo en familia. La madre la mirò con preocupaciòn y asombro, y Victoria la ignoro completamente y cambio el tema dejàndola a un lado una vez màs. Pasò a contarles la gran novedad: ella y su novio habìan decidido casarse.

32 comentarios:

amor y libertad dijo...

qué destructivo es el amor posesivo, en el impulso delcorazón no hay traición, sino fe en lo que se siente, hermanos o primos o lo que se ponga por delante

CUCHARITA dijo...

Vaya vida la de Milagros! pobre mujer he leido poco de su vida y me ha dado tanta lástima. Saludos desde Puebla!.

Gastón dijo...

Es indudable que para algunas personas, la libertad se presenta en forma de cadena.

(me gusta mucho cómo escribís)

Besos libres

Stanley Kowalski dijo...

Me encantó el relato, escribís muy bien. Tu nombre Férula me hace acordar al personaje del libro La Casa de los Espíritus, de Isabel Allende, que en su versión cinematográfica interpretó Glenn Close.

BESOS

Cuando puedas y tengas ganas, obviamente, te invito a mi blog.

ojo dijo...

Me perdí: Se iba a casar?
no se había peleado con el novio?

Saludos

PD: un buen sopapo a la hermana cuando empezaba a romper las bolas y se terminaba la cosa

selma dijo...

pobre mili que tragedia ni suerte para ponerse de novio tiene. Bueno te sigo un besote enorme.

Caperucita dijo...

Parece que pronto hay boda, esto se pone interesante.
Besos.

Piti Sarlanga dijo...

Que cagada! Otra cosa para sorprender a su familia no tenías?

Julia dijo...

Hola!!! pinta interesante tu blog, te invito a ver el mio. Saludos.

La impuntual... dijo...

Coincido totalmente con OJO. Alguien tiene que poner en su lugar a la hija de puta de Victoria!
Espro que Milagros ahora sí pueda ser felíz, veremos como sigue el tema...

erker dijo...

te encontre de casualidad, girando...y me colgue con tus relatos de milagros, me atrapo la historia...me gusta como la contas. espero te des una vuelta por mis blogs(son 2) volvere a espiarte y desde ya te sigo

Fèrula dijo...

Aclaraciòn para todos: Creo que quedò confuso, la que anuncio que se casaba fue Victoria, no Milagros.
Despues les respondo individualmente.
Besos a todos.

Paula de Bera dijo...

Hola, gracias por pasar a visitarme, vine en respuesta a tu invitación y me gustó mucho cómo escribís, pasaré con más tiempo a leer lo que me faltó. Besos!!

Stanley Kowalski dijo...

Gracias por la visita Férula, y por tus palabras tan amables. Me hubiera gustado que cuando fueras no hubiera premios, de esa manera hubieras podido leer alguna historia mía, que es el fin con el que te invité. Pero espero que se repita la visita del mismo modo en que yo te visitaré nuevamente en otra oportunidad.

BESOTES

Montse dijo...

Hola guapa, he venido a devolverte la visita y me encuentro unos relatos realmente interesantes. Aunque algunas palabras las saque por el contexto del escrito, pero me encanta leerte.

Victoria, una impresentable, envidiosa, celosa e inaguantable hermana a la que le deseo que el novio la deje plantada en el altar, jajajaja.

Un placer haber conocido tu blog

Besitos encanto

Josefhine dijo...

hay, porresita... no le podia dar una buena paliza a la hermanita?? yo lo hubiera hecho...
bechos...

Fèrula dijo...

Amor: Puede que tengas razòn, pero Milagros lo sintiò como una traiciòn. Besos




Cucharita: Claro! la vida de Milagros no es nada fàcil. Besitos.






Gastòn es una gran verdad lo que decis, a veces las cadenas estàn en los lugares menos pensados. Muchas Gracias! Besitos.

Fèrula dijo...

Stanley. Ya hay unos cuantos que lo asociaron y no se equivocan porque mi nombre es por ella misma.
Ya pasè, besos.





Ojo: Nos ella quien se casa si no Victoria. Estoy con vos, yo tambièn le hubiese dado un sopapo y se evitaban males mayores...besos





Selma: Si pobre, asi parece. Besos

Fèrula dijo...

Caperucita: Creo que si se pondrà interesante. Besos





Piti: La que se casa no es Milagros si no Victoria, besos.





Julia. Ya pasè, besitos.

Fèrula dijo...

La impuntual: Ojalà pueda, pero ella no es la que se casa. Besitos





Erker: Me alegro entonces que me hayas encontrado. Pronto pasarè a visitarte. Te espero siempre. Besos.






Paula de Bera. Aqui te espero. Besos

Fèrula dijo...

Stanley: Volverè no tengas dudas. Aqui te espero tambièn de vuelta. Besos.





Montse: Muchas Gracias por tus palabras! Espero que vuelvas, besos





Josefhine: La verdad no' yo tambièn se la hubiera dado. Besos

Pilar dijo...

¡Despertá Milagros!!! No se puede despabilar esta chica??? Sigo la historia Férula... en una de esas casada Victoria deja en paz a Milagros o no??? Besos Pilar

La Gata Coqueta dijo...

Malos principios quieren los gitanos, con eso ya predigo en mi mente el final y a demás deseo que así fuese.

En la vida no sólo va a ser sufrir de todo y por todo, llegara ese momento en el cual cuando despierte se hará la luz...

Porque tanta culpa tiene su hermana por prepotente, como sus padres por hacerle el vació.

Hay que siempre adaptarse a la manera de ser y estar de los demás, es mucho más fácil criticar y no hacer nada por ayudar, que involucrarse en el tema que corresponda en cada momento...

Bueno seguiremos a estas dos hermanas, a ver hasta donde nos llevan.

Un abrazo y hasta otro momento, nos vemos.

mia dijo...

hOLA FERULA ME PASE POR TU BLOG PORQUE ME DEJASTE EN MI BLOG UNA INVITACION LA VERDAD ME INTERESA LA HISTORIA POBRE MILI! QUE VIDA DE MIERDA! BUENOS BESOS NOS VEMOS TE ESPERO POR MI BLOG BESOS Y SUERTE

selma dijo...

Che fe cuando te acordas de los que te seguimos y nos posteas dos juntos para el finde? Un besote enorme.

Fèrula dijo...

Pilar: Milagros quiere despabilarse, en cualquier momento da el zarpazo. Besos





Gata: Los padres son responsables claro, y es verdad eso de aceptar a los demàs como son, siempre deberìa ser asì, saludos.

Fèrula dijo...

Mia: Muchos Besos, paso.





Selma: Si me hago tiempo hoy a la noche con todo gusto, te mando un beso grande.

Myriam dijo...

Que Milagros se despabile y aprenda que uno maneja su vida y una hermana de mierda como Victoria no puede vwnir a jodérsela.

Que Milagros se haga fuerte y Victoria se vaya al cuerno!

Por cierto, me gustan mucho las imágenes con las que ilustras tus posts =)

Saludos!

Anoia dijo...

El otro día leí en el blog de Vulgar una nota mental que decíal algo como 'guardia alta es sinónimo de automestima baja'. Esa es Victoria.

Besos.

selma dijo...

Hola Libe tenes un premio en mi blog pasa cuando quieras Besotes y Suerte.

Anónimo dijo...

La hermanita que se gasta Milagros lo que yo creo que debes hacer es vengarte de tu mala hermana

SUSANA dijo...

Qué bien Férula, y qué buena descripción de una situación que se reproduce muy a menudo en las relaciones entre hermanas.

Un besito!